X
< Regresar

EL AGILISMO, UNA RESPUESTA A LA COMPLEJIDAD DEL ENTORNO

Actualmente, nuestro entorno cambia constantemente, al igual que el de las organizaciones, estos se caracterizan por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad, llamados entornos VUCA, por sus acrónimos en inglés formado por los términos Volatility (V), Uncertatinty (U), Complexity (C) y Ambiguity (A). 

Así, una vez inmersos en este entorno, debemos poder abordar algunas situaciones y preguntarnos: ¿cuánto sabemos sobre una determinada situación concreta? y ¿en qué medida podemos anticipar el resultado de nuestras acciones? Esto lo podemos responder con conocimiento y predictibilidad sobre el entorno, y para hacer frente a esas dos premisas tenemos que abordar la situación con agilidad.   

Y, ¿qué es agilidad o agilismo? Podemos decir que es la forma de resolver problemas complejos, de enfrentar el cambio, de anticiparse a los cambios del entorno, obteniendo mejores resultados. También puede entenderse como la habilidad para dividir en problemas más pequeños un problema mayor, con fases cortas y frecuentes que permitan revisar y adaptar constantemente. 

Para poder entender más sobre la agilidad, debemos devolvernos a sus inicios y dirigirnos al modelo que fue identificado y definido por Ikujiro Nonaka e Hirotaka Takeuchi a principios de la década de los 1980, después de analizar cómo desarrollaban los nuevos productos las principales empresas de manufactura tecnológica: Fuji-Xerox, Canon, Honda, Nec, Epson, Brother, 3M y Hewlett-Packard (Nonaka & Takeuchi,The New New Product Development Game, 1986). Estas compañías identificaron un modelo que adopta una estrategia de desarrollo incremental, en lugar de una planificación y ejecución completa del producto, para así poder salir al mercado en mucho menos tiempo. Luego, después de varios años de ensayo y error, en el 2001 se generó un movimiento denominado “Movimiento Ágil”, en el cual un grupo de 17 profesionales reconocidos del desarrollo de software se reunieron en la ciudad de Utah (EEUU) y definieron las bases del agilismo con el fin de descubrir mejores formas de desarrollar software. De allí se da origen a lo que hoy conocemos como el Manifiesto Ágil, que, en su esencia, son un conjunto de cuatro valores y 12 principios que se desenvolvieron en una variedad de procesos, métodos y prácticas.  

“Estamos descubriendo formas mejores de desarrollar software tanto por nuestra propia experiencia como ayudando a terceros. A través de este trabajo hemos aprendido a valorar:

Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas

Software funcionando sobre documentación extensiva

Colaboración con el cliente sobre negociación contractual

Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan

El agilismo una respuesta a la complejidad del entorno

Esto es, aunque valoramos los elementos de la derecha, valoramos más los de la izquierda. (Manifiesto por el Desarrollo Ágil de Software - Manifiesto ágil, Utah, 2001)

Ahora bien, conociendo todo este modelo de añadir valor en periodos cortos de tiempo, surge en el corazón de nuestras oficinas de Evertec en Bogotá una iniciativa donde decidimos implementar un nuevo enfoque con el cual abordar los proyectos que ya Evertec como compañía llevaba adoptando desde el 2015, pensando de una manera distinta donde la entrega de valor sea incremental; para validar el entorno y que, a su vez, nuestros clientes puedan experimentar la entrega temprana y continua de nuestros productos.  

Es así que abordamos un proyecto piloto; una iniciativa que se tenía guardada hace aproximadamente 5 años y que lleva el nombre de tumóvilpaga.  Esta es la aplicación móvil de adquirencia para que los pequeños y medianos comercios en Colombia puedan recibir el pago a través de un token o QR. Esta vez, abordamos esta necesidad de una manera distinta, todo el equipo tenía un enfoque particular, orientados al trabajo en equipo, motivados, desarrollando prototipos funcionales en intervalos de tiempo muy cortos de 2 semanas cada uno.  

Tomó 6 sprints* poder disponer de un prototipo funcional que se llevó al ambiente de producción. Dicho prototipo fue mostrado en el Congreso de ASOCAJAS en Cartagena, Colombia, en el 2019. Con este se dio a conocer los diversos productos, en especial la Billetera Móvil y Tumóvilpaga, los cuales fueron bien recibidos por los asistentes y usuarios en el evento.  

Todo esto nos llevó a replantear la estrategia de cómo poder enfocar y abordar los desarrollos de la metodología tradicional o “waterfall” a un nuevo enfoque como lo son las metodologías ágiles. Este nuevo enfoque aplicado a algunos proyectos, basados en la satisfacción del cliente, la entrega de valor de manera frecuente, el desarrollo sostenible, equipos altamente motivados con atención en la excelencia y principios de mejora continua, maximizamos la cantidad de trabajo con la colaboración de un equipo altamente autoorganizado. En pocas palabras, aplicando los principios de la metodología ágil llevamos estos desarrollos a unos de alto impacto y gran beneficio al cliente en tiempos anteriormente no posibles.  

En Evertec, estamos capacitando constantemente a los equipos de trabajo, abrazamos los cambios y los aprovechamos como ventajas competitivas de nuestra organización, cuidamos a nuestros clientes, atendiendo sus necesidades e innovando constantemente enfocándonos en generar valor en corto tiempo, dando atención a un entorno que cambia constantemente. 

 

Artículo por: Yeins Balaguera, Coordinador Técnico Ágil en Evertec Colombia 

 

 

*Glosario de términos:

Sprint: como se le denomina en ingles al intervalo prefijado durante el cual se crea un incremento de producto "Hecho o Terminado" utilizable, potencialmente entregable.

Waterfall: término del inglés que refiere al modelo de desarrollo en cascada o desarrollo de un proyecto de manera secuencial.

Fuentes consultadas: https://agilemanifesto.org/iso/es/manifesto.html