X
< Regresar

LA PROTECCIÓN DEL AMBIENTE, PILAR IMPORTANTE PARA EVERTEC

En Evertec estamos conscientes de que para lograr que el desarrollo económico y social del mundo en que vivimos sea sostenible y a largo plazo, es necesario mantener en buen estado los recursos naturales que lo sustentan. Entendemos que es imperativo proteger la naturaleza y los ecosistemas no solo para la sociedad actual, sino también para garantizar la supervivencia de las futuras generaciones.

Ante esta realidad, creamos en el 2007 nuestro programa ambiental Revolución Naranja. Desde entonces, hemos ido demostrando por casi 12 años, la fuerza de nuestro compromiso con la conservación del medio ambiente. A través de este programa, no solo buscamos proteger el ambiente, sino también educar a nuestros empleados acerca de su importancia. Revolución Naranja es liderado por un grupo de empleados voluntarios conocidos como el “Escuadrón Naranja” que llevan a cabo actividades estratégicas y educativas dirigidas a promover la conciencia ambiental, la sostenibilidad y la reducción de desechos, entre nuestros empleados. 

Entre los logros alcanzados a través del Programa están:

  • Implementación exitosa del Programa ambiental y la existencia del comité en el transcurso de cerca de 12 años
  • Creación del compromiso ambiental corporativo
  • Centro de Acopio donde se recicla: aceite, papel, cartón, aluminio, plástico, periódicos, revistas, electrónicos y textiles (disponible en Puerto Rico y en proceso de implementarse en otros países)
  • Desarrollo de la huella ecológica de la empresa
  • Realización de sobre 290 eventos educativos

Cabe destacar que, este año y en apoyo al mes del Planeta Tierra, celebramos en abril la iniciación del Escuadrón Naranja en la cual participaron sobre 120 empleados procedentes de 6 países donde tenemos operaciones: Chile, Colombia, Costa Rica, Puerto Rico, República Dominicana y Uruguay.  Estos empleados formalizaron su genuino compromiso de servir como nuestros embajadores ambientales en sus respectivos países.  Este hecho ha sido un gran logro, no solo porque convierte el Programa en uno más robusto para crear nuevas iniciativas que reduzcan nuestra huella ecológica y nuestro impacto en el ambiente, sino también porque facilita la oportunidad de poder extender nuestro mensaje educativo y de impacto social tanto en Puerto Rico como en Latinoamérica.